El brote en un barco pesquero da pistas a los científicos de cómo los anticuerpos pueden bloquear la COVID-19

anticuerpos

No fue diseñado como un experimento, pero el brote del nuevo coronavirus en un barco pesquero en Estados Unidos ha revelado las primeras evidencias en humanos de cómo los anticuerpos pueden parar la infección de la COVID-19.

American Dynasty zarpó de Seattle en mayo con 122 tripulantes, quienes fueron sometidos tanto a la prueba molecular (virus) y la serológica (anticuerpos). La embarcación regresó apenas 18 días después cuando uno de los tripulantes enfermó y necesitaba hospitalización.

Más de un centenar de tripulantes estaban infectados por el SARS-CoV-2, pero tres (quienes habían dado positivo a la prueba de anticuerpos antes del viaje) estuvieron libres del nuevo coronavirus, indica un estudio publicado en el repositorio medRxiv.

“Tal vez una de las preguntas más importantes en el terreno del SARS-CoV-2 es qué respuestas inmunes nos protegen ante una reinfección. Conocer la respuesta es crítica para el diseño de la vacuna y epidemiología”, tuiteó Jesse Bloom, uno de los autores del estudio y biólogo del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle.

El brote registrado en American Dynasty nos puede ayudar a entender cómo la inmunidad nos puede proteger del coronavirus.
El brote registrado en American Dynasty nos puede ayudar a entender cómo la inmunidad nos puede proteger del coronavirus. | Fuente: MarineTraffic.com

Resultados preliminares, pero esperanzadores

Cabe aclarar que el estudio está prepublicado para el análisis de otros científicos. Sin embargo, ha despertado optimismo en la comunidad. “Pensé que era muy emocionante, tanto así que, que se lo conté a mi familia”, indicó al New York Times el inmunólogo Michal Tal, de la Universidad de Stanford.

El brote en la embarcación coincide con otros estudios que reportan que un encuentro con el virus, aunque solo ocasione efectos leves en la salud, genera una robusta respuesta inmunitaria contra la COVID-19. Este es el enfoque en el que se basan las vacunas que van por la fase 3 de investigación.

La mayor duda está en la cantidad de anticuerpos necesarios para evitar la reinfección del virus. De los tres marineros que no fueron reinfectados, se sabe que dos tenían cantidades moderadas de anticuerpos.

Otra duda es cómo el virus logró colarse en la embarcación. Lo más probable es que algunos de los tripulantes habían sido recientemente infectados, por lo que era muy temprano para que se refleje en las pruebas.

+ +