Estados Unidos: casos de COVID-19 caen gracias a una mayor prevención e inmunidad por las vacunas

Estados Unidos

La pandemia de la COVID-19 muestra una tendencia clara en Estados Unidos en las dos últimas semanas: los nuevos casos y las hospitalizaciones por el coronavirus caen, aunque los contagios diarios siguen siendo mucho más altos que en el verano boreal.

Según expertos, los motivos de esa mejoría son los gestos de precaución (uso de la mascarilla, distanciamiento físico) y el hecho de que ya disminuye el efecto de las fiestas de fin de año, en las que aumentaron las reuniones.

Los científicos recuerdan, sin embargo, que la situación es frágil y advierten que una flexibilización demasiado rápida de las restricciones podría provocar un nuevo pico de la epidemia que mató a más de 430 000 personas en Estados Unidos.

El efecto fin de año terminó
Tras una caída de los casos durante el verano boreal, los contagios volvieron a dispararse en otoño cuando, con el descenso de las temperaturas, la gente empezó a reunirse en espacios cerrados donde bajó la guardia.

Luego llegaron las fiestas tradicionales (Acción de Gracias, Navidad y Año Nuevo) y las reuniones entre familiares o amigos, que provocaron una nueva ola de la epidemia.

A mediados de enero, Estados Unidos registraba una media de más de 250 000 casos y más de 130 000 hospitalizaciones cada día, según los datos de la plataforma colaborativa COVID-19 Tracking Project.

Aún mueren más de 3 000 personas por COVID-19 a diario, pero la curva de los contagios va por buen camino.

Inmunidad incompleta
Estados Unidos ha registrado unos 25 millones de casos de coronavirus confirmados, pero los contagios reales podrían ser mucho más altos: entre 100 y 125 millones de personas, según Jay Bhattacharya, profesor de Medicina en Stanford.

La campaña de vacunación en las residencias de ancianos contribuyó probablemente a la caída de las hospitalizaciones y las muertes por COVID-19.

Y está demostrado que las personas infectadas muestran un alto grado de inmunidad durante cierto tiempo. Cerca de 21 millones de personas tienen, además, una inmunización parcial tras haber recibido al menos una dosis de la vacuna.

En total, eso podría representar casi el 40% de los 330 millones de habitantes, pero el país aún está lejos del objetivo del 85% para alcanzar una verdadera inmunidad colectiva. Algunos estados poco poblados se acercan, sin embargo, a esa inmunidad.

También hay que tener en cuenta las mutaciones del virus. Las variantes británica, brasileña y sudafricana, más contagiosas, podrían aumentar el umbral necesario para garantizar una inmunidad colectiva. Y, en el caso de la sudafricana, provocar una amenaza de reinfección más grave.

AFP

Estados Unidos

+ +