Pirotécnicos: enemigos del medio ambiente y la salud

Diciembre es un mes de celebración debido a la Navidad y el Año Nuevo. Sin embargo, durante esta época se genera más basura y contaminación de lo normal. El uso de los pirotécnicos es una de las principales razones de esto.

Los fuegos artificiales están restringidos en algunas municipalidades, pero muchas personas todavía los compran y utilizan. Lamentablemente, estos tienen un impacto negativo en la salud de las personas, los animales y el medio ambiente.

Los pirotécnicos están hechos con compuestos tóxicos. Cuando explotan, generan emisiones de monóxido de carbono que se suma a los gases de efecto invernadero y por ende el calentamiento global. Asimismo, genera material particulado como pólvora, azufre o carbono que se queda en el aire y luego puede ser ingerido por vías respiratorias por los seres vivos, según explicó Isabel Quispe, ingeniera industrial y doctora en ciencias de recursos naturales.

Los fuegos artificiales generan gases dañinos y partículas que afectan la calidad del aire local. En 2018, el máximo de concentraciones de material particulado o contaminación por partículas fue 18 veces mayor al del 2017, según el Ministerio de Ambiente.

Sin embargo, estos no son la única forma de contaminación. Durante estas fiestas, el uso de pirotécnicos, debido a los empaques, aumenta la basura. Estos residuos sólidos se quedan en las calles y algunos son recogidos por las municipalidades.

Estos residuos siguen teniendo sustancias tóxicas, por lo que contaminan más que cualquier otro. Además, no todos los rellenos sanitarios a los que va la basura tienen la capacidad de tratar estos elementos. Por otro lado, la basura que no llega a los rellenos sanitarios va a botaderos o cuerpos de agua, contaminándolas.

Existen los pirotécnicos ecológicos, pero a pesar de tener menos impacto que los pirotécnicos normales, los especialistas no los recomiendan. Es mejor no celebrar con ningún tipo de fuego artificial.

 

+ +