Quince especialistas renuncian al Consejo Consultivo de la Comisión de Constitución del Congreso

Hasta el momento son 15 los especialistas que renunciaron al Consejo Consultivo de la Comisión de Constitución y Reglamento del Congreso de la República tras los cambios constitucionales aprobados en el pleno del domingo.

Los últimos en renunciar son el exjefe de la ONPE, Fernando Tuesta Soldevilla y el politólogo Martín Tanaka, quienes comunicaron la decisión al presidente de la comisión, Omar Chehade ( Alianza Para el Progreso – APP) a través de cartas publicadas en sus cuentas en Twitter.

Tuesta señala que no encontró “en el desempeño del Congreso el resultado esperado” en “las reformas políticas que el país requiere”, una situación que, subraya, se agravó con los ultimos acontecimientos en el Parlamento

“Lamentablemente, los resultados no nos están conduciendo a una mejora sustantiva del marco regulatorio de nuestra democracia representativa”, señala Tuesta en su carta.Imagen

ImagenLa primera dimisión que se dio a conocer fue la del expresidente del Tribunal Constitucional (TC), Óscar Urviola, quien en una carta a Chehade, titular de ese grupo de trabajo, le señala que las modificaciones constitucionales aprobadas por el pleno del Congreso alteran las bases del sistema democrático que se basa en la división de poderes y el sistema de pesos y contra pesos.

“Considero que la forma cómo se ha presentado ante el pleno de Congreso el dictamen en mayoría sobre la eliminación de la inmunidad parlamentaria cuyo alcance, de manera inesperada y sin la debida fundamentación, ha afectado la autonomía y facultades de los magistrados TC, el defensor del Pueblo, el presidente de la República y los ministros de Estado”, señaló.

Los siguientes fueron Pedro Cateriano Bellido, exministro de Defensa y exjefe del Gabinete Nacional, y César Landa, también extitular del TC. El primero no indicó en su misiva las razones de su decisión. El segundo, en cambio, criticó el accionar de la mayoría del Parlamento. “No solo ha desconocido que el Congreso no es un poder constituyente, sino un poder constituido y que las reformas constitucionales para ser válidas deben respetar los límites constitucionales formales”.Imagen

“La aprobación en el pleno del Congreso de las reformas constitucionales en primera votación para asegurar la inmunidad de cualquier actividad de los congresistas, incluso de los actos de función que podrían constituir infracciones a la ley penal, para que la Fiscalía no los investigue, ni la justicia los procese y eventualmente condene, es una grave involución al fortalecimiento de nuestra democracia representativa en la lucha contra la corrupción política”, remarcó en un documento enviado a Chehade.

Posteriormente, se informó que el constitucionalista Javier Alonso de Belaunde tomó la misma medida al considerar que las modificaciones constitucionales “contravienen los parámetros básicos de una debida deliberación y que supone una afectación grave a los principios constitucionales de democracia, gobernabilidad, balance y control de poder”.

+ +